domingo, 6 de septiembre de 2015

IMAGENES DE LA PASION DE SEVILLA. SANTÍSIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE DE LA HERMANDAD DE LA HINIESTA



Imagen.- Santísimo Cristo de la Buena Muerte.
Autor.- Antonio Castillo Lastrucci.
Fecha.- 1.938
Lugar donde se venera.- Iglesia de San Julian de Sevilla.

      Cada Domingo de Ramos, la ciudad de Sevilla mira incrédula, como la Puerta de la Iglesia de San Julian, en un gesto milagroso, se convierte en el marco más impresionante, para el Santísimo Cristo de la Buena Muerte, los brazos parecen querer acariciar el dintel, mientras las piedras parecen haberse quedado inmóviles y no querer dañar al Cristo muerto en la Cruz, al Cristo de la Buena Muerta de la Hermandad de la Hiniesta. 

        En el muro de la Epístola, en el un altar de madera, a lo largo del año, el Cristo recibe la devoción de sus vecinos de San Julian, del pueblo de Sevilla. 

         El 14 de agosto de 1.937 la Hermandad de la Hiniesta de la ciudad de Sevilla, firma un contrato de ejecución con el imaginero Antonio Castillo Lastrucci, para la ejecución de un crucificado, que llevaría el nombre de la Buena Muerte, y que sería el sustituto de su Crucificado titular, que fue destruido el 18 de julio de 1.936 en un incencio, crucificado que sustituyo al original Cristo de la Buena Muerte y que resultó también destruído en otro incendio provocado la noche del 8 de abril de 1.932 y que destruyo totalmente la iglesia de San Julian y cuanto en ella se cobijaba. La imagen fue bendecida el día 3 de abril de 1.938 en la Iglesia de San Luis de los Franceses por Don Jeronimo Armario y Rosado, efectuando estación penitencial a la Santa Iglesia Catedral en la Semana Santa de ese año, por primera vez, en aquella primera salida procesional el Cristo iba sólo en su paso, Incorporándose en el año 1944 la imagen de María Magdalena, de rodillas, a los píes de la Cruz.Para muchos este es el mejor crucificado de Castillo Lastrucci.

        Jesús aparece muerto en la Cruz, muerto, unido al madero por tres clavos, dos sujetando sus manos y otro sujetando sus pies, estando el píe derecho sobre el izquierdo. Castillo Lastrucci para la ejecución de este Crucificado se inspira en dos grandes artistas sevillanos: Montañes y Mesa, en dos grandes obras de estos: El Santísimo Cristo de los Calices y el Santísimo Cristo de la Conversión dle Buen Ladrón, ambas de la ciudad de Sevilla. El cuerpo y la cabeza parecen estar inspiradas en la ora de Montañes, mientras el paño de pureza en la obra salida de la gubia de Mesa, al igual que la posición de las piernas nos recuerdan otra obra de Mesa: El Cristo de la Buena Muerte de la hermandad de los Estudiantes. Cristo inclina la cabeza hacia el lado derecho de su cuerpo, los ojos entreabiertos, el rostro muestra, a pesar de la muerte, de la agonía y de la tortura, una gran serenidad, En el cuerpo, no aparecen grandes muestras de sangre. Quedando reducida a la herida del costado, de la que  cae un poco que parece quedar detenida ante el paño de pureza; de las heridas de las manos y de los píes, así como de la corona de espinas y en las rodillas de las caídas que la tradición y la piedad popular ha querido situar en el camino del Calvario, Para realizar esta bella imagen de crucificado sevillano Castillo Lastrucci uso como modelo a Don Manuel Gomez Lora. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario