sábado, 18 de abril de 2015

VÍA CRUCIS PENITENCIAL DE SEVILLA. TERCERA ESTACIÓN JESUS ES CONDENADO A MUERTE POR EL SANEDRÍN



Del Evangelio según San Mateo 26,59-67

       Los príncipes de los sacerdotes y todo el Sanedrín buscaban un falso testimonio contra Jesús para darle muerte; pero no lo encontraban a pesar de los muchos falsos testigos presentados. Por último, se presentaron dos que declararon: Este dijo: Yo puedo destruir el Templo de Dios y edificarlo de nuevo en tres días. Y, levantándose, el Sumo Sacerdote le dijo: ¿Nada respondes? ¿Qué es lo que éstos testifican contra ti? Pero Jesús permanecía en silencio.

     Entonces el Sumo Sacerdote le dijo: Te conjuro por Dios vivo a que nos digas si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios. Jesús le respondió: Tú lo has dicho. Además os digo que en adelante veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y venir sobre las nubes del cielo. 

   Entonces el Sumo Sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo: ¡Ha blasfemado! ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Ya lo veis, acabáis de oír la blasfemia: ¿Qué os parece? Ellos contestaron: Es reo de muerte.

ORACIÓN 

    Señor, te han llevado ante el Sanedrín. ¡Cuánta frialdad en aquellos pavimentos bajo tus pies desnudos y serenos! Pero más frialdad en los corazones de quienes te acusan falsamente. Sabemos que se dictó la sentencia más injusta y más inhumana de la historia del mundo. Fuiste condenado a muerte por haber vivido la justicia y la misericordia. Caminas hacia la muerte pero lo haces en plena libertad. Por nuestros pecados eres coronado de espinas y proclamado rey de la ignonimia. Señor, nadie te quita la vida, la das tu porque quieres, porque nos amas.

Autor Fotografia.- Víctor Hernández Mayoral

Fotografía.- San Gonzalo en la Constitución de la Avenida 2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario