jueves, 23 de abril de 2015

LA PASIÓN SEGÚN SEVILLA. LA ORACIÓN DE JESÚS EN EL HUERTO

   
     Llegaron al huerto llamado Getsemaní, y Jesús dijo a sus discípulos:

     - Quedaos aquí mientras voy a orar.

     Tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, comenzó a sentir terror y angustia, y les dijo:

      - Me muero de tristeza; quedaós aquí y velad conmigo.

      Avanzó unos pasos, cayó de bruces y pidió que si era posible, pasara lejos de él aquella hora. Decía: 

       - ¡Abba, Padre!, todo te es posible; aparta de mí este cáliz, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.

         Volvió, los encotró dormidos, y dijo a Pedro:

      - ¡Simón!, ¿duermes? ¿No has podido velar una hora? Velad y orad para que no caigáis en tentación. El Espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

         De nuevo se alejó, y oró repitiendo las mismas palabras. Volvió otra vez, los encontró dormidos, vencidos por el sueño, y n o sabían qué responder. Volvió por tercera vez y les dijo:

            - ¿Todavía estáis durmiendo y descansando? ¡Se terminó! ¡Ha llegado la hora! El Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. ¡Levantaos, vamos! Ya está aquí el que me va a entregar.

Marcos 14, 32 - 42 

No hay comentarios:

Publicar un comentario