sábado, 14 de marzo de 2015

EL PREGON CANTA A LA VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS




La luz de un temblor suicida
 entre la piedra y la plata
 y el corazón que delata
 la emoción más contenida. 

¡Por dónde cabe la vida
 en esta gris crestería
 que no admite travesía
 que supere sus umbrales, 
aunque traiga los avales
 de nuestra Virgen María! 

Piedra y plata, desafío 
al jaque mate de un pulso. 
El hombro toma el impulso
 y siente un escalofrío. 

La gracia del albedrío 
se somete a disciplina, 
y cuando el aire imagina
 victoria de arquitectura
 surge de la iglesia 
oscura la flor de una bambalina. 

Burlada la piedra, 
el paso recupera su perfil 
y estrena, al cielo de abril,
 un gloria de sol y raso. 

¿Quién sostiene este traspaso, 
este amparo verdadero? 
¿Qué esfuerzo limpio y sincero
 siembra en el aire su flor, 
sino el hombro y el amor 
de un corazón costalero? 

Flor del amparo incorpora 
el jardín de San Esteban 
que los costaleros llevan 
la mejor amparadora. 

Ampara Nuestra Señora 
la plegaria y el anhelo 
del dolor que se abre 
al vuelo en chicotás penitentes. 
¡Todos por igual! ¡Valientes! 
¡Al cielo con Ella! ¡Al cielo! 

Autor del Texto.- Ignacio Montaño Jiménez.
Texto.- Pregón de la Semana Santa de Sevilla 1.997
Autor de la Fotorgrafía.- Víctor Hernández Mayoral

No hay comentarios:

Publicar un comentario