miércoles, 11 de marzo de 2015

CUADERNO SEVILLANO. NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES Y MISERICORDIA


La mirada, perdida, 
en un cielo mudo, 
buscando una repuesta
 a tanto dolor, a tanta pena, 
como atraviesa su pecho. 

Una lágrima huye,
 buscando, con dolor, 
la caricia de la mano, 
ahora rota, del píe, 
ahora cansado. 

Sus ojos buscan, 
en la carne herida,
 el dulce aroma de la cuna,
 del heno, del invierno, 
¡tan lejano esta primavera!

 ¿Quién pudiera Madre, 
consolar tus dolores, 
llenarse de tu misericordia,
 callar tus llantos, 
llenando con su presencia 
la ausencia del Hijo Amado.

Texto.- Víctor Hernández Mayoral
Fotografía.- Víctor Hernández Mayoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario