jueves, 12 de febrero de 2015

EL CANTO AL SEÑOR DEL GRAN PODER EN LOS PREGONES DE LA SEMANA SANTA DE SEVILLA


En aquel tiempo, que cada primavera ilumina en nuestra memoria y en nuestros sentidos como tiempo nuestro, iba el Galileo de San Lorenzo por la estrechura de la madrugada en el Arenal cuando se dirigió a un grupo de carreteros, mercaderes y carpinteros de ribera del antiguo Malbaratillo; y alzando la voz desnuda de su sangre, les preguntó:
-“¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?”.
Ellos contestaron:
-“Unos dicen que eres la obra cumbre de Juan de Mesa, madera admirable, flor de la imaginería; otros, que un mito; aquéllos te explican sociológicamente, como una seña de identidad”.
Jesús, volviendo su mirada doliente y poderosa, insistió:
-“Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”.
Ellos, a una sola voz, respondieron:
-“¡Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo, el Gran Poder del Altísimo, el Señor de Sevilla que nos amas y que mueres por nosotros!”.
Y Jesús, antes de volver a dar una larga zancada con el peso de la cruz de nuestros pecados sobre sus hombros, sentenció para siempre:
-“¡Y tú eres Sevilla, la nueva Jerusalén, la ciudad de la Gracia, torre fuerte coronada por la Fe y niña de mis ojos. Y para siempre tu nombre estará escrito bajo la piel de la palma de mis manos, porque aunque la madre se olvide del hijo de sus entrañas, yo no me olvidaré de ti!”
D. Ignacio Montaño Jiménez. Pregon de la Semana Santa de Sevilla 1.997

No hay comentarios:

Publicar un comentario